boton llamar
Inicio  |  Hosting o alojamiento web   |  ¿Qué es un hosting?
qué es un hosting y cómo funciona

¿Qué es un hosting?

Qué es un hosting supone una pregunta recurrente para quienes no se han iniciado en el mundo de la informática. De hecho, millones de personas lo utilizan e ignoran en qué consiste este servicio.

Por otro lado, del buen conocimiento de sus características por parte de quienes lo contratan dependerán la calidad de la navegación y su consiguiente beneficio para quienes lo exploten. Así que, a continuación, desgranamos las claves de este término, también conocido como alojamiento web.

¿En qué consiste un alojamiento web?

Hosting es una palabra inglesa que, en castellano, significa alojamiento. Por lo tanto, no cuesta deducir que se trata del espacio, en el marco de Internet, en el cual se hospedará un sitio web o una página. Una página a la que, por otra parte, accederemos desde un dominio concreto. Nos referimos, en este caso, a la dirección que escribimos en la barra de navegación.

Pero el hosting web no existe en el vacío, sino que está respaldado por un sofisticado aparato físico. Uno o más de ellos tienen como soporte un servidor, que constituye una especie de ordenador de grandes dimensiones y recursos significativos. Entre ellos, destacamos la memoria, el ancho de banda o el espacio del disco duro. Tengamos en cuenta que de la calidad de este servidor dependerá el funcionamiento en condiciones de los distintos hostings que puedan hospedarse en él.

¿Qué tipos de hosting web existen?

En las siguientes líneas repasamos las diferentes clases de estos alojamientos por las que podemos optar.

Shared hosting o hosting compartido

Como su propio nombre indica, está constituido por diversos alojamientos web que comparten un mismo servidor. Los datos de cada uno de ellos son privados. Es la opción más económica y cómoda, ya que el proveedor se ocupa del mantenimiento. Sus recursos son más escasos que los de otras alternativas que analizaremos.

Servidor dedicado

Se asigna un servidor para un único alojamiento web, lo que encarece el producto. Todos los recursos del servidor, por tanto, podrán ser aprovechados en exclusiva.

Servidor virtual privado o VPS

El hosting, en lugar de a un servidor privado, se asocia a uno virtual (con los recursos de los físicos). Pueden ser, según los gestionen el proveedor o el cliente, administrados o no administrados. Los primeros son más caros (incluso en comparación con los compartidos).

Elastic sites o servidor elástico

Supone una especie de mezcla de las características del hosting VPS y del compartido. Es más barato que el primero y tiene más potencia que el segundo.

Hosting en la nube o cloud hosting

El hosting está vinculado a una red de servidores interconectados entre sí, por lo que los servicios que le proporcionan tienden a ser ilimitados. También puede ser o no ser administrado.

¿En qué tenemos que basarnos al contratar un hosting?

Aunque resulte una obviedad, en las necesidades del servicio que pretendemos prestar con este hospedaje, que pueden ser las siguientes:

– Una web nueva y de poco recorrido: vale la pena remitirse a proveedores, como WordPress, gratuitos.

– Una página que empezará con pocas visitas: elijamos un paquete básico.

– Un site que ya empieza a crecer: optemos, en este caso, por el paquete de prestaciones intermedio.

– Un negocio en Internet que recibe una cantidad significativa de visitas: el paquete avanzado es una alternativa, pero también interesa fijarse en la potencia que nos puede proporcionar un hosting VPS.

– Cuando una página web recibe un número extraordinario de visitas: el VPS sería lo mínimo que recomendamos y el cloud hosting se revelaría como una opción a tener en cuenta.

En definitiva, ahora que ya sabemos qué es un hosting, escojamos uno en función de los impactos y objetivos de nuestro website.

Deja un comentario